domingo, 12 de diciembre de 2010

Como el perro y el gato


En los fríos días de invierno, cuando el sol calienta, es un excelente momento para dormir una siesta. Si además existe colaboración entre los habitantes del lugar, se convierte en un auténtico lujo.

5 comentarios:

Iván Díaz Pallarés dijo...

Para que luego digan. la primera foto es para calendario, si acercas las manos a la pantalla, calienta y todo...

Toral dijo...

BUENAAAAAA

Li..* dijo...

Que belleza!

OZNA-OZNA dijo...

muches gracies por estes belles fotografies que compartes. un besin de esta asturiana que se queda de tu seguidora si nun ye muncha molestia.

Juanin Zaldivar dijo...

Muchas gracias a todos. Un abrazo