viernes, 21 de agosto de 2009

La marea sube y baja







Una de las situaciones más "humillantes" con las que se encuentra un marinero, es quedar varado y tener que esperar a que suba la marea ante la atenta mirada de los demás.
Si esto te sucede a la altura de la dársena, el bochorno es mayor, pues no hay forma de disimular, sobre todo si el intento de rescate es nulo. Sólo queda la opción de esperar (en este caso la espera fue larga).
Como dicen en un rincón de la ría, "la marea sube y baja..."

5 comentarios:

Sara dijo...

Serán del Mediterraneo... jejeje!

David Álvarez dijo...

Pues aun hay situaciones más humillantes, me acuerdo que hace muchos años, en el puerto de Cuideiru, más de uno aparcó en la rampa del puerto viejo en marea baja. Imaginate las caras cuando volvían a recoger el coche y tenían el agua por encima de las ventanillas. Ahora pusieron unas bolas de hierro para que no lo vuelvan a intentar. Ya se sabe, en el Manzanares no hay mareas y en Benidorm tampoco.

Juanin Zaldivar dijo...

Hola a los dos.
Lo de Cudillero también pasaba en Tazones. Por supuesto, los "locales" controlaban cuando alguien dejaba el coche y esperaban a ver si "había suerte" y los pillaba el agua.
De momento no hay bolas.
Un abrazo

David Álvarez dijo...

jajaja, pues en Cuideiru hacían exactamente lo mismo, se quedaban asomados a las barandilla esperando. Humor asturianu

urbanita aldealizada dijo...

Hola.
Pues habrá que tener cuidado a la hora de aparcar.
Hace muchos años tuve la suerte de navegar en un velero. Un día amanecimos encallados en una pequeña cala en Fiji. El capitán se colgó del cuello el chupete de la vergüenza que tenía que colgarse el que había cometido la mayor burrada del día.
Pero aprovechó la coyuntura y nos puso a limpiar el casco, mientras esperábamos la subida de la marea.
Saludos
:)))
PD El capitán encontró bien pronto alguien a quien encasquetar el chupete.